Políticas de armas de Brasil imitan las de EE.UU., pero tienen mayores divisiones de clase

Actualizado: 26 ago

Publicado originalmente en OpenDemocracy

Rodolfo Buhrer/REUTERS /Alamy Stock Photo
Implementar un principio de política exterior sobre armas podría acentuar aún más las desigualdades económicas.

El año 2021 estuvo marcado por incentivos legales del gobierno de Jair Bolsonaro para flexibilizar las restricciones a la tenencia y portación de armas en Brasil. En un esfuerzo por emular el enfoque de los Estados Unidos hacia las armas, el presidente realizó su campaña electoral sobre esta plataforma, popularizando el gesto de imitar armas con los dedos y eventualmente introduciendo 30 decretos sobre el tema. Algunos de los decretos que facilitaban el “registro y adquisición de armas y municiones por parte de los cazadores, recolectores y tiradores” (entre otras cosas) luego enfrentaron resistencia del Senado. Esta resistencia no sorprende, ya que según un censo de 2019 (su primer año en el cargo), la mayoría de la población brasileña estaba en total desacuerdo con la idea de que relajar las leyes de armas se traduciría en más seguridad pública.

También hay consenso entre los investigadores y las ONG en que las regulaciones laxas sobre la propiedad y posesión de armas exacerban la violencia y pueden fomentar el crecimiento y el abaratamiento del comercio ilegal de armas en el país. El desvío de armas legales a la ilegalidad ya era un problema antes de estos decretos, con casi 20.000 armas en los 10 años previos a 2016, cuando el informe fue publicado por una comisión parlamentaria de investigación (CPI). Esto significa que popularizar la cultura de las armas en Brasil no se trata de combatir el crimen organizado, sino todo lo contrario: de aumentar la oferta de armas.

El problema de implementar un principio político estadounidense sobre las armas en Brasil, además de ni siquiera funcionar en su país de origen, es que la sociedad brasileña se enfrenta a una mayor desigualdad económica. Esta disparidad de clase está representada en la demografía que se posiciona en el tema de las armas.

Según el informe de 2019, “de los encuestados que dijeron estar a favor de flexibilizar la tenencia de armas de fuego, la mayoría gana más de cinco salarios mínimos”. Mientras tanto, “siete de cada diez residentes de la periferia brasileña no estuvieron de acuerdo con la flexibilización de la tenencia”. En otras palabras, la gran mayoría de quienes apoyan el control estricto de armas viven más cerca de donde opera el crimen organizado. Mientras que una parte más rica de la población que puede permitirse vivir en los llamados barrios más seguros tiende a apoyar la relajación de las restricciones.

En los Estados Unidos, el tema de clase afecta el debate sobre el control de armas desde un lugar ligeramente diferente. Un estudio de 2017 describe los “reveses económicos” como la principal fuente de apego emocional a la posesión de armas, un derecho que ya está ampliamente reconocido en el país. Esto significa que, en los EE.UU., la inseguridad financiera puede motivar la posesión de armas como una fuente de empoderamiento.

La demografía de los brasileños que ganan al menos cinco veces el salario mínimo puede no estar tan alejada de la demografía estadounidense de personas que se sienten económicamente desfavorecidas. El contexto social e histórico, sin embargo, informa no sólo cómo se describe este grupo demográfico, sino también cómo estos individuos se describen a sí mismos. Alguien que se considera de clase media alta en Brasil puede ser considerado de clase media baja en los EE.UU. Sin embargo, la aversión a la pobreza y a los pobres es un terreno común.

El género y la raza también dan forma a los sentimientos en torno al control de armas en ambos países. En los EE.UU., aquellos “que tienen expectativas no atendidas sobre lo que significa ser un hombre blanco en los EE.UU. hoy” tienen más probabilidades de estar interesados ​​en poseer armas. En Brasil, la raza es más difícil de dicotomizar debido a una historia colonial que fomentó el mestizaje en lugar de la segregación. Sin embargo, la raza tiende a seguir líneas de clase, ya que los brasileños negros representan más del 70 % del segmento más pobre de la población y los blancos constituyen el 70 % de los más ricos. Teniendo en cuenta estos números, cabe señalar que, en ambos países, las personas negras y pobres tienen más probabilidades de convertirse en víctimas de la violencia armada.

Otra preocupación importante con la flexibilización de las leyes sobre armas, quizás más en Brasil que en los EE.UU., es el potencial aumento de los feminicidios. “El término 'feminicidio' fue adoptado particularmente en América Latina”, pero eso no significa que esté más extendido en esa región. El impactante nivel de registros de violencia contra las mujeres en Brasil es influenciado por hecho de que hubo un esfuerzo por nombrar el problema. En Estados Unidos, categorizar los feminicidios como cualquier otro homicidio puede enmascarar el hecho de que 92% de los casos son perpetrados por hombres que las mujeres conocían. La aprehensión de afirmar que estos homicidios sucedieron porque estas víctimas son mujeres no cambia el hecho de que la mayoría de los agresores son sus novios o esposos. Tampoco cambia el hecho de que “la pobreza está asociada con el abuso doméstico”. Facilitar la posesión de armas y mantenerlas en los hogares familiares puede exacerbar el problema existente de violencia doméstica y la vulnerabilidad de las mujeres que enfrentan inseguridad financiera.

Por cada situación en la que se puede usar un arma para proteger a una familia de una agresión, hay varias otras situaciones en las que esa arma se puede usar para infligir daño irreparable a esa misma familia, ya sea provocando violencia doméstica, expandiendo las armas ilegales por organizaciones criminales, o a través de la victimización desproporcionada de familias marginadas.

Advertencia — las fotos a continuación son inquietantes y muestran la muerte.

Operación de la Policía Militar y Civil, en 21 de julio, deja 19 muertos en Complexo do Alemão |

Fabio Teixeira

El papel de la policía

Las operaciones policiales en las periferias brasileñas son notoriamente mortales y los muertos a menudo no están involucrados en actividades delictivas. Simplemente están en el lugar equivocado en el momento equivocado. Si las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley hicieran su trabajo de manera competente, no habría necesidad de que el Estado transfiriera la responsabilidad de proporcionar seguridad a los civiles. Sin embargo, el estímulo de Bolsonaro al uso de la fuerza y de la violencia resuena bien entre los oficiales de la policía militar – que a menudo se convierten en ávidos partidarios. Como dice un investigador de seguridad pública, que una persona apoye a un político que alienta a los amateurs a asumir una función que es su responsabilidad profesional es "una cuestión puramente ideológica, no práctica". Esta ideología, que representa vagamente los valores familiares tradicionales, los principios religiosos y los roles de género conservadores, no tiene una influencia práctica en la reducción de las tasas de delitos violentos, la lucha contra el crimen organizado o la protección de las familias en sus hogares.

En julio, unas 20 personas murieron en un tiroteo entre la policía y presuntos narcotraficantes en el Complexo do Alemão, en Río de Janeiro. Menos de la mitad de las víctimas tenían antecedentes penales, al menos dos de ellos no eran sospechosos y uno era policía. Este escenario es recurrente; un informe reciente de la Universidad Federal Fluminense (UFF), financiado por la fundación política alemana Heinrich Böll, afirma que entre 2007 y 2021, “17.929 operaciones fueron realizadas por la policía en Río de Janeiro. De ese total, 593 operativos policiales resultaron en masacres, totalizando 2.374 muertos”. No hay evidencia que demuestre que estas operaciones fueron efectivas para combatir o detener a las organizaciones del crimen organizado, pero ciertamente fueron efectivas para mantener un reinado prolongado de terror en las comunidades marginadas.

No hay duda de que la desigualdad económica se está volviendo progresivamente intolerable. La pobreza, el crimen y la necesidad de una sociedad más segura son preocupaciones que posiblemente trascienden todas estas divisiones ideológicas. La pregunta es cuáles son los pasos prácticos para mejorar una condición social que conduce a una violencia brutal de norte a sur del globo. ¿La solución podría ser más armas o más dignidad humana?

_____

Mirna Wabi-sabi